Un nuevo cementerio o la ampliación del actual, era anhelo de la comunidad mocana desde la década de 1990. Desde su fundación, el PEDEPE, acompañó al pueblo en ese reclamo, y facilitó sus capacidades y medios de gestión a los fines de que se hiciera realidad tal sueño.